Dieta de la manzana

La dieta de la manzana, es una dieta fresca y económica para bajar de 5 a 7 kilos en forma rápida, que no requiere de ejercicio físico y que, por si esto fuera poco, tiene como protagonista a esta fruta deliciosa.
dieta de la manzana
Como te contaba, esta dieta es ideal para bajar de peso en poco tiempo; apenas 5 días… Pero, ¡cuidado! Como seguramente ya te has dado cuenta, es imposible extenderla más de una semana sin poner en peligro la salud. Ahora, si tienes un compromiso de último momento, una fiesta o un evento al que deseas asistir y verte espléndida, pues en tal caso la dieta de la manzana es la indicada.

El consumo de manzanas, además de contribuir a la pérdida de peso, aliviar los dolores por gastritis y reducir el estreñimiento, ayuda a disminuir el colesterol perjudicial. Debido a su mínimo grado glucémico, es beneficiosa para los enfermos de diabetes.

Beneficios de la dieta de la manzana

Los beneficios de la dieta de la manzana son entre otros:
Te evitarás el tener que preparar comida especial; todo lo solucionas con manzanas.
Como se trata de una fruta que puede comerse solo con lavarla, puedes llevar tu dieta de paseo, a la oficina, a cualquier lugar. La sencillez es, pues, uno de sus mayores atractivos.
La manzana es una fruta que produce una gran saciedad. Quédate tranquila; puedes aburrirte, pero jamás pasar hambre.
El bajísimo aporte calórico de la manzana colabora para bajar de peso con rapidez.
Sus potentes propiedades desintoxicantes, además de su riqueza mineral y vitamínica, te ayudarán a limpiar el organismo.

Cómo hacer la dieta de la manzana

Ten en cuenta que, aunque la base de tu alimentación durante los 5 días de la dieta es la manzana, deberás complementar tus comidas con carne magra, pan integral y vegetales. Además, suspende toda clase de actividad física, pues esta dieta es muy severa. Cuando llegues al final de la dieta, tendrás que retomar tu alimentación habitual con comidas equilibradas compuestas de alimentos reducidos en grasas.

dieta de la manzana

 

A continuación, te ofrezco una propuesta de menú día a día:

Día 1
Es un día de prueba: manzanas para el desayuno, manzanas para el almuerzo, manzanas para la merienda y… ¡manzanas para la cena!

Día 2
Manzanas sin límite en el desayuno.
Para el almuerzo, una ensalada de hojas verdes aderezada únicamente con vinagre o limón y sal, 2 tajadas de queso desnatado y, por supuesto, una manzana.
En la cena, manzanas.

Día 3
Para el desayuno, una rebanada de pan de salvado o de centeno con una o dos lonchas de jamón de pavo, y una manzana.
Puedes resolver el almuerzo con una ensalada de manzana verde en cubos, blanco de apio y zanahoria.
Para la cena, la cantidad de manzanas que desees.

Día 4
Desayuna una manzana, una rebanada de pan integral y dos lonchas de jamón cocido.
Almuerza un plato caliente de verduras al vapor con 200 gramos de atún. Puedes elegir las verduras que gustes con excepción de papa o de batata.
Manzanas para la merienda.
En la cena, un plato hondo de cereales de arroz con leche desnatada.

Día 5
Para el desayuno, una manzana y un huevo cocido sobre una rebanada de pan integral.
En el almuerzo, 200 gramos de carne magra roja o blanca, una ensalada verde y una manzana.
Cena todas las manzanas que gustes.

Para no ingerir únicamente manzanas crudas con o sin cáscara, puedes probar distintas preparaciones:
Manzana al horno o hervida: ideal para estómagos o intestinos delicados.
Manzana deshidratada: se cuecen unos 20 minutos en horno a baja temperatura hasta quedar crujientes.
Té de manzana: un excelente digestivo.
Jugo de manzana: delicioso; aumenta la saciedad, hidrata y regula la flora intestinal.

Por cierto, como siempre, aclaro (y esto es válido para cualquier clase de dieta): no dejes de consultar a tu médico nutricionista antes de emprender un régimen alimenticio; sobre todo, si es uno tan estricto como este.

Vídeo sobre la dieta de la manzana:

Otras dietas que te puede interesar es:

Dieta astringente, dieta depurativa y dieta de los puntos